Con frecuencia vemos a las personas mayores (sobre todo mujeres) quejarse de dolores por las frecuentes fracturas de cadera, de rodilla, muñecas… ¿A qué se debe? ¿Por qué sucede? ¿Por qué afecta mas a mujeres que a hombres? ¿Qué podemos hacer para intentar evitarlo?

Responderemos a estas preguntas y mediante un interesante experimento, observaremos como unos huesos pierden su rigidez.

¿A qué se debe? ¿Por qué sucede?

La respuesta más común a estas preguntas es la Osteoporosis.

La osteoporosis (hueso poroso) es una enfermedad que consiste en un deterioro progresivo de los huesos, que se vuelven más delgados, débiles y adquieren una mayor probabilidad de fracturarse, siendo los huesos más afectados los de la cadera, columna vertebral y muñeca.

Estamos hablando, además de una enfermedad silenciosa, pues muchas personas desconocen que la padecen hasta que se rompen un hueso. ¿Cómo averigua uno entonces si tiene osteoporosis? Lo único que hay que hacer es una prueba para medir la densidad ósea, siendo recomendable hacérsela si se es mujer y se tiene más de 65 años o si se es hombre con más de 70.

Otro síntoma es la perdida de estatura con el tiempo (hasta 15 cm) o desarrollar una postura encorvada (joroba de viuda).

¿Y cuáles son las causas y los factores de riesgo de la osteoporosis?

La osteoporosis puede ser provocada por no contar con suficiente calcio para formar nuevo tejido óseo o por cualquier cosa que destruya este tejido o que evite que se forme. La disminución de las hormonas sexuales afecta también negativamente en los huesos.

Influyen en la perdida de densidad ósea:

  • La edad: Aunque se puede dar a cualquier edad, las personas mayores tienen un riesgo mayor de padecer osteoporosis. Cuando comenzamos a envejecer nuestro cuerpo empieza a regenerar menos masa ósea para reemplazar la existente, provocando que con el tiempo los huesos sean más débiles.
  • El tamaño del cuerpo: Las personas con huesos mas cortos pierden masa ósea mas rápidamente. Las personas delgadas son también más propensas.
  • La raza, el sexo y factores hereditarios: Es mas frecuente en mujeres que en varones, en personas caucásicas que en personas de otro origen étnico y en personas con antecedentes familiares que en personas que no los tienen.
  • El tabaco, el alcohol y algunos fármacos: El tabaco reduce los niveles sanguíneos de estrógeno, demasiado alcohol puede dañar los huesos y algunos medicamentos como los esteroides o los corticoides pueden aumentar el riesgo de desarrollar osteoporosis.
  • El estilo de vida: La falta de ejercicio o su exceso es perjudicial para los huesos. Una ingesta cálcica inadecuada y el consumo habitual de comida basura también incrementa el riesgo de padecer osteoporosis.
  • Enfermedades endocrinas: como el hipertiroidismo y el hiperparatiroidismo.

¿Cuáles son las expectativas para esta enfermedad?

Las fracturas futuras pueden prevenirse mediante medicación, pero las ya presentadas no pueden fortalecerse.

La osteoporosis puede dejar incapacitada a una persona a raíz de la debilitación ósea y de las diversas fracturas (las fracturas de cadera son una de las principales razones por las que los ancianos son internados en asilos).

¿Por qué afecta más a mujeres que a hombres?

La principal razón por la que afecta en mayor medida a las mujeres es la menopausia, en la cual la mayoría ingresa entre los 42 y 55 años de edad. Entre estas edades, los niveles de estrógeno caen de forma drástica y las mujeres experimentan una pérdida rápida de hueso (la disminución hormonal influye en la debilitación ósea). Los hombres, en cambio, no experimentan esta pérdida aguda de hormonas por lo que sus huesos se debilitan menos.

Otra razón es que las mujeres tienen los huesos más pequeños que los hombres.

¿Qué podemos hacer para intentar evitar la osteoporosis?

Estas son algunas medidas para prevenir la osteoporosis:

  • Llevar una dieta equilibrada y saludable. Conviene incluir en la dieta la cantidad necesaria de calcio y vitamina D. Podemos encontrar calcio en productos lácteos, verduras de hoja verde, sardinas, legumbres, cereales y productos de soja. La vitamina D está presente en de forma natural en muy pocos alimentos (yema de huevo y algunos tipos de pescado) por lo que lo mas aconsejable es exponerse a la luz solar para que se active su producción en la piel.

  • Suspender los hábitos malsanos. Dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol y evitar una vida sedentaria.
  • Hacer ejercicio de manera regular. Los huesos al igual que los músculos, necesitan ejercicio para mantenerse fuertes. Los mejores ejercicios son los de resistencia y carga (caminar, subir escaleras, baile, deportes de raqueta, patinaje, levantar pesas, esquí, bolos…)

La osteoporosis, como las demás enfermedades, tiene un tratamiento a seguir desde que se diagnostica. Éste va dirigido principalmente a prevenir nuevas fracturas, pues la masa ósea perdida no se puede reemplazar, y consiste en:

  • Ingerir suplementos de calcio y vitamina D. El calcio es un mineral con muchas funciones en el organismo, como contribuir a la estructura de los huesos. Para que el cuerpo pueda absorberlo se necesita vitamina D.

En un estudio sobre el papel del calcio y la vitamina D en el tratamiento de la osteoporosis, se concluyó que el riesgo de fractura se reducía sólo con calcio y vitamina D, que cuanto mayor es la dosis menor es su absorción y que la absorción de calcio es similar independientemente de la fuente.

  •  Utilización de fármacos. Aquí se incluyen:
    • Bifosfonatos
    • Estrógenos y moduladores receptores de estrógeno.
    • Calcitonina y Teriparatida (hormonas sintéticas que incrementan la densidad ósea)
    • Denusomab (disminuye la pérdida ósea e incrementa la densidad ósea)
  • Evitar caídas. La mayoría de las caídas se pueden evitar. Algunas sugerencias para contribuir a ello son: revisar el hogar en busca de peligros, asegurarse de que hay suficiente iluminación antes de entrar a una habitación, examinarse la vista y mejorar el equilibrio caminando o haciendo taichí, yoga o baile.
  • Llevar a cabo las medidas preventivas mencionadas anteriormente: Dieta equilibrada, suspender hábitos tóxicos y hacer ejercicio para fortalecer los huesos.

                        EXPERIMENTO 

He realizado un experimento muy interesante para ver como queda un hueso descalcificado (que ha perdido calcio).

El experimento consiste en sumergir huesos de pollo en distintas sustancias que reaccionan con el calcio, retirándolo del hueso. Estas sustancias son vinagre (ácido acético al 4%), limón (ácidos cítrico, ascórbico y cafeico), gaseosa y Coca-Cola (ácido fosfórico).

         Esta es la evolución en el tiempo de los 4 huesos:

  • Día 0: Inmersión de los huesos en los distintos líquidos. Al meter un hueso en vinagre éste cambia su olor. Antes de sumergirse no se pueden cortar con un cuchillo.

Foto 6

  • Día 1: El color de los líquidos de los recipientes con gaseosa, vinagre y limón se ha alterado, se han oscurecido. El hueso en Coca-Cola se empieza a poner marrón.

Foto 7

  • Día 3: Se cambian los líquidos de los recipientes. Todos los huesos menos el de gaseosa están más oscuros.

Foto 8

Foto 9

  • Día 7: El hueso en limón (que tiene ahora un color gris amarillento) y el hueso de vinagre (de color ahora entre marrón y ocre) están más blandos por algunas zonas de la diáfisis. El hueso en gaseosa empieza a volverse rojizo, seguramente debido a la sangre. Tanto el hueso sumergido en gaseosa como el sumergido en Coca-Cola siguen estando rígidos. El olor ahora es desagradable.
  •  Día 10: El experimento a finalizado. Se sacan todos los huesos. Los huesos metidos en limón y vinagre están totalmente blandos (tanto sus diáfisis como sus epífisis), se pueden doblar y se pueden cortar con un cuchillo fácilmente. El hueso en vinagre presenta, además, una capa de algo parecido a granos de sal o azúcar que brillan. El hueso del tarro de Coca-Cola presenta un color marrón oscuro, prácticamente negro y el del frasco de gaseosa está prácticamente rojo. Ninguno de los dos ha perdido rigidez. El olor es, en general, repugnante.

Foto 10

Foto 11

Foto 12

Foto 13

Foto 14

 

Los cambios de color y de olor son debidos a las reacciones químicas que se producen.

Todo el experimento hace referencia a la pérdida de sales minerales en el hueso. A pesar de que no es una reacción análoga a la osteoporosis (en la que se pierde toda la matriz ósea, no solamente las sales), nos da una idea del impacto en los huesos cuando se produce una alteración seria en sus componentes. Los huesos de los frascos de limón y vinagre han sufrido un gran deterioro y una vez finalizado el experimento se pudieron cortar (antes de comenzar no se podía) pues han perdido masa ósea y la rigidez.

El experimento muestra también la importancia del calcio para el sistema óseo, ya que, al perderse, los huesos se vuelven blandos y pierden su función.

El vinagre y el zumo de limón descalcificaron los huesos. ¿Significa eso que son malos para los huesos? La respuesta es no. Descalcificaron el hueso porque estaban en contacto directo con él y en el organismo ese contacto directo no existe. De hecho, el limón tiene propiedades beneficiosas para prevenir la osteoporosis: contiene vitamina C que interviene en la formación del tejido óseo, forma parte de los colágenos y favorece la absorción de calcio y de hierro.

BIBLIOGRAFIA

Textos:

Imágenes:

Experimento:

Trabajo realizado por Celia Ramírez Morilla 1º Bach. B

 

 

Anuncios