IMG_2449

El tabaco es un producto   agrícola procesado a partir de las hojas de Nicotiana Tabacum. Se consume de varias formas, siendo la principal por combustión produciendo humo. Se utiliza desde hace milenios y tiene su origen en el continente americano, desde donde se extendió a Europa en el S. XVI y posteriormente al resto del mundo.

Se comercializa legalmente en todo el mundo ( salvo en Bután) aunque en muchos países tiene numerosas restricciones de consumo, por sus efectos adversos para la salud publica. Entre las numerosas sustancias de su composición, el tabaco contiene nicotina, una sustancia altamente adictiva que se asocia a una serie de efectos negativos en la salud y que en dosis altas es potencialmente letal.

El consumo de tabaco es un factor de riesgo para muchas enfermedades, especialmente las que afectan al corazón, el hígado y los pulmones, así como muchos tipos de cáncer.

En 2008, la OMS definió el tabaco como la principal causa en el mundo de muerte evitable. Además, a comienzos del siglo XXI, la OMS estimaba que el tabaco era el responsable de mas de cinco millones de muerte cada año y de unas cien millones de muertes en el siglo XX. Según las estimaciones de la propia OMS, de seguir las tendencias actuales, la muerte por tabaquismo podría elevarse a ocho millones anuales en el 2030.

Desde 1990, se han promovido legislaciones en países desarrollados e iniciativas internacionales, como el Convenio para el Control del Tabaco, para frenar su consumo, aunque a nivel mundial esté ha aumentado en las ultimas décadas, especialmente en países en vías de desarrollo, mientras que en los países desarrollados se ha estancado o disminuido

image1

 

COMPONENTES DEL TABACO

Hasta ahora se han reconocido cerca de cinco mil elementos químicos tanto en la fase sólida como en la gaseosa del humo del tabaco. Es bastante diferente la composición de la corriente de humo principal que aspira el fumador y la secundaria que se escapa del cigarrillo al ambiente. Muchas sustancias nocivas presentes en el humo del tabaco están más concentradas en esta corriente secundaria de humo ( monóxido y dióxido de carbono, amoníaco y muchos más) lo que incrementa la toxicidad de una atmósfera cuyo aire respiran todas las personas que se encuentran a su alrededor, fumen o no.

IMG_2445

Algunos efectos y características de algunos de los componentes de un cigarro son:

  • Nicotina: Es el principal ingrediente adictivo de los cigarrillos. Se deposita en los pulmones del fumador y es rápidamente absorbida en sangre. Llega al cerebro aproximadamente en diez segundos, y es en este punto en el que los receptores cerebrales producen una sustancia llamada dopamina, que produce placer. De ahí que los fumadores necesiten mayores dosis de nicotina para experimentar los mismos niveles de satisfacción.
  • El monóxido y el dióxido de carbono: Son gases incoloros de elevado nivel tóxico que se desprende durante la combustión del tabaco y el papel del cigarro. El CO interfiere en el transporte de oxígeno por la sangre y su depósito en los tejidos, lo que produce hipoxia, agravando la vasoconstricción causada por la nicotina. El CO2 se aferra, también a la hemoglobina en la sangre con mucha más facilidad que el oxígeno, haciendo que la sangre transporte menos oxígeno por todo el cuerpo, aumentando el riesgo de trombosis.
  • Alquitrán: Es un término colectivo que se utiliza para miles de sustancias químicas que se desprenden del humo del cigarro, incluidos el arsénico y el cianuro. Asimismo, el alquitrán es una sustancia amarillenta y pegajosa que mancha los dientes y los dedos de los fumadores y que se deposita en los pulmones. Provoca la mayor parte de las lesiones pulmonares provocadas por el tabaco.
  • Gas cianhídrico: Es un gas venenoso que reduce la capacidad del organismo para transportar oxígeno.
  • Azúcar: Cuando se enciende un cigarrillo, los azúcares empiezan a arder y producen una sustancia química denominada acetaldehído, que refuerza el efecto aditivo de la nicotina.
  • Cacao: El cacao contiene una sustancia química denominada teobromina, que potencia la dilatación de las vías respiratorias. Este efecto broncodilatador hace que el fumador respire con mayor profundidad de manera que las caladas contengan mayor cantidad de humo y nicotina.
  • Piridina: Actua como depresor del sistema nervioso central. Funciona al igual que la nicotina con el fin de potenciar los efectos adictivos de fumar.
  • El papel: Cuanto más poroso es el papel, más aire permite pasar para la combustión del cigarrillo, lo que diluye en mayor medida las cantidades del humo
  • Los filtros: retienen parte del alquitrán y del humo antes de que estos lleguen a los pulmones, aunque también enfrían el humo, haciéndolo más fácilmente inhalable.

CONSECUENCIAS DEL CONSUMO DEL TABACO

El hábito de fumar perjudica a casi todos los órganos del cuerpo. Ha sido definitivamente vinculado a las cataratas y la neumonía y ocasiona la tercera parte de las muertes relacionadas con cualquier tipo de cáncer. En general, el índice de muerte por cáncer se duplica en los fumadores y llega a ser hasta cuatro veces más en los fumadores empedernidos. El cáncer de pulmón encabeza la lista de los tipos de cáncer provocados por el tabaco. El consumo de cigarrillos está asociado con el 90% de todos los casos de cáncer de pulmón. El hábito de fumar también está asociado con el cáncer de boca, faringe, esófago, estómago, páncreas, cérvix, riñones, uretra, vejiga y leucemia mieloide aguda

IMG_2447

Además del cáncer, el consumo de tabaco, causa enfermedades pulmonares como la bronquitis crónica y el enfisema y también se sabe que empeora los síntomas del asma.  Más del 90% de todas las muertes por enfermedades de obstrucción pulmonar crónica son atribuibles al hábito de fumar. Ha sido comprobado que fumar aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, incluyendo ataques al corazón. También aumenta el riesgo de padecer una enfermedad coronaria.

Aunque a menudo pensamos que las consecuencias médicas son el resultado del consumo directo del tabaco, la inhalación pasiva del humo aumenta el riesgo de padecer enfermedades. El humo ambiental del tabaco es la mayor fuente de contaminantes del aire de interiores. Se estima que la inhalación pasiva del humo del tabaco causa aproximadamente 3000 muertes por cáncer pulmonar entre personas que no fuman y contribuye a más de 35000 muertes relacionadas con enfermedades cardiovasculares. El estar expuesto al humo del tabaco en el hogar también es un factor de riesgo que contribuye a nuevos y más severos casos de asma infantil. Además de que las colillas mal apagadas son una de las principales causas de incendio forestal

Aspectos sociales y otras consideraciones sobre el consumo de tabaco entre los adolescentes.

  • Comenzar a fumar
  • Consecuencias prácticas
  • Consecuencias psicológicas
  • Aspectos sociales
  • Consejos prácticos

Comenzar a fumar:

Según las estadísticas, la iniciación en el consumo de tabaco es cada vez más temprana, siendo durante la adolescencia cuando el individuo se inicia en este hábito que suele acompañarle durante varios años de su vida. Este dato es muy significativo, pues si bien en esa edad es cuando se suele empezar a fumar, no es menos cierto que si se llega a la llamada edad adulta ( a partir de 18 años ) sin haber probado el tabaco, normalmente estas personas tienen un altísimo porcentaje de crecer siendo no fumadoras. Es por esto que las campañas de concienciación contra el consumo de tabaco deben estar orientadas hacia los más jóvenes, pues son el “ granero “ de clientes que tendrán las compañías tabaqueras en el futuro.

image5

Como se puede apreciar en esta gráfica, a partir de la población de más de 15 años, los fumadores van aumentando progresivamente hasta casi la tercera edad, donde por diferentes motivos la población fumadora va descendiendo paulatinamente.

Hemos realizado una encuesta a 50 personas de nuestro alrededor, para comprobar los datos mencionados anteriormente.

Preguntamos a 50 personas, de entre 14 y 68 años que si fumaban, estas fueron las respuestas:

un 60% ( 30 personas) nos dijeron que fumaban y un 40% ( 20 personas) que no

de ese 60% el 70% (21 personas) tienen de 14  a 20 años, y el 30% restante ( 9 personas) tienen más de 20 años.

del 40% un 70% ( 14 personas) tiene más de 20 años y el 30% ( 6 personas) menos

Así pues, vamos a centrarnos en el grupo de edad donde nosotros nos encontramos para intentar, a través de este blog, que alguien que esté pensando en comenzar a fumar, se lo piense dos veces, y no cometa este error.

Consecuencias prácticas:

Vamos a comentar algunos aspectos cotidianos, con los que nos encontraremos si nos convertimos en fumadores. Un poco de realidad nos hará tener otra visión sobre este tema

image3

En primer lugar, con el paso de los meses, iremos perdiendo capacidad de respiración, con lo que nos cansaremos antes que nuestros compañeros al hacer las mismas cosas. Esto ocurrirá sin darnos cuenta, pues al ser una pérdida muy paulatina, la iremos sobrellevando como si fuera algo común en nuestra vida. No es así, si jugamos al fútbol, el defensa nos quitará la pelota porque correrá más que nosotros. Si nos gusta la natación, comenzaremos a sufrir más de lo normal. Si buceamos en la piscina, si simplemente salimos corriendo, llegaremos casi siempre los últimos, aunque no nos demos cuenta, ni le demos importancia. En lo relativo al deporte, podemos seguir enumerando situaciones que se nos darán sin ninguna duda, pero no sólo este aspecto es importante, si no que a nivel económico, nos gastaremos buena parte de nuestra “ paga “ en comprar cigarrillos, y dado que lo normal es que a nuestra edad todavía no ganemos dinero, esto comenzará a ser un problema. Por otra parte, si estamos con los amigos en algún local cerrado, querremos salir fuera para poder fumar, con lo que nos iremos aislando poco a poco del grupo, y juntándonos con otros fumadores que harán lo mismo. No queremos dejar otro aspecto importante sin tratar, pues a nuestra edad es muy fácil tener contacto con drogas, y el hachís es la más común que conoceremos. Si no somos fumadores de tabaco, tampoco lo seremos de hachís, con lo que estaremos más protegidos ante el enorme problema de las drogas. Es sabido que los fumadores habituales de tabaco, suelen pasarse a los porros con mucha más facilidad de lo que se podría pensar.

 

image2

Si bien, los efectos físicos del consumo del tabaco son mayores, el daño psicológico puede generar con una mayor facilidad el contacto con drogas ilegales.

Como todas las sustancias psicoactivas, el tabaco es una droga que causa efectos variables en el cerebro y particularmente para la persona que es una consumidora crónica, puede tener efectos tranquilizantes o bien ligeramente euforizantes, dado que la nicotina tiene esa capacidad.

El tabaco es un elemento distractor, es decir, distrae la atención del consumidor; cuando la persona se lleva el cigarrillo a la boca y despide el humo, le permite evadir situaciones de conflicto.

Además de:

  • deshinibición
  • síndrome de abstinencia
  • pérdida de la fuerza de la voluntad.
  • tolerancia y adicción
  • mecanización del acto de fumar
  • dependencia física por aceptación de la nicotina y aumento de tolerancia
  • dependencia social y uso del cigarrillo como mecanismo social
  • ansiedad

Aspectos sociales:

Este punto es de los más importantes, pues muchos de los jóvenes que empiezan a fumar lo hacen por querer parecer más mayores, más fuertes, más integrados. El tabaco les presenta la oportunidad de destacar rápidamente en su grupo de amigos. Los hace diferentes, distintos, en definitiva, los convierte de momento en líderes del grupo. Pero nada más lejos de la realidad, ya hemos hablado de las consecuencias de fumar, y al final, ¿ cómo terminan? Casi siempre con otros amigos que como ellos casi todos fuman.

Un dato que nos hará reflexionar; los hijos de padres no fumadores, tienen muchísima más probabilidad de no fumar que los hijos de padres fumadores. ¿Cómo podemos pensar que algo es malo, si lo hacen nuestros padres?

Consejos prácticos:

  • Practica algún deporte.
  • Habla mal del tabaco entre tus compañeros, nunca lo defiendas.
  • Si en tu grupo de amigos, eres testigo de alguna iniciación a fumar por parte de algún compañero, no le animes, intenta evitarlo.
  • No frecuentes ambientes que estén llenos de humo.
  • No lo pruebes, aunque te inviten. El más valiente es siempre el que sabe decir NO.
  • Hablar en tu clase del tabaco, ayuda a conocerlo y por tanto a prevenir su consumo.

FALSOS MITOS y EXCUSAS

 El tabaco de liar es más natural, menos perjudicial; se fuma menos y es más fácil dejarlo.

Todo esto es falso. Aunque lo líes tú, contiene la misma o mayor cantidad de sustancias tóxicas que los cigarrillos tradicionales. Algunos estudios han encontrado mayores niveles de monóxido de carbono espirado en los fumadores de tabaco de liar, esto posiblemente está relacionado con la frecuencia e intensidad de las caladas. Por ello, aunque el número de cigarrillos al día pueda cambiar, no parece haber diferencias importantes en los patrones de consumo y adicción respecto a los cigarrillos convencionales. Además, si bien los fumadores de tabaco de liar tienen la percepción de que podrían dejar de fumar fácilmente, se ha observado menor intención de abandono y número de intentos en este grupo que en los fumadores de cigarrillos convencionales.

El Estado también se enriquece con los impuestos.

IMG_2450

El tabaco está sujeto a impuestos especiales que son un porcentaje importante de su precio. Esto es recaudado por Hacienda y luego se utiliza por los distintos ministerios. Pero, en cualquier caso, lo recaudado no es suficiente para cubrir todos los costes directos del tabaco (atención sanitaria de las enfermedades atribuibles al tabaquismo), sin contar además con los gastos indirectos (laborables, limpieza, incendios, etc.) que asume en parte también el sector privado.

¿Si es tan malo por qué no se prohíbe?

Aunque no lo parezca, esta puede ser una pregunta maliciosa y ha sido utilizada en muchas ocasiones para evitar las políticas de regulación contra el tabaquismo. Con toda la información que tenemos ahora, no se podría introducir en el mercado un producto nuevo con estas características. Sin embargo, dada la situación actual y, tras años de investigación en políticas de prevención, se ha concluido que el consumo no desaparecería aunque se prohibiera. Además, se favorecerían las actividades ilícitas y es poco probable que sea un planteamiento posible y realista a corto plazo en la mayoría de los países.

Más daño produce la contaminación.

La contaminación ambiental ha demostrado ser un riesgo de gran importancia para la salud de la población. Sin embargo, dicho riesgo no es tan elevado como en el caso del tabaco, no olvidemos que es la primera causa de muerte evitable; por ejemplo, un fumador tiene 20 veces más probabilidades de desarrollar cáncer que un no fumador.

El tabaco es sólo un hábito, no es una droga.

El tabaco cumple todas las características de droga, ya que provoca adicción física y psicológica, y su retirada produce síndrome de abstinencia.

Fumar me relaja.

Fumar no relaja, estresa: la nicotina es un estimulante. La falta de nicotina genera ansiedad a los fumadores, que sólo se calma momentáneamente cuando fumas. Al dejar de fumar, eliminarás esa ansiedad, tu vida será equilibrada y no tendrás que depender de las pausas para fumar; serás más libre.

Fumar me ayuda a controlar el peso.

Fumar es una adicción que implica un enorme riesgo para la salud, por lo tanto, es todo lo contrario de ayudar o controlar nada. Lo que sí ayuda a controlar el peso, y sentirnos mejor, es una alimentación saludable y la actividad física regular. Puede que si dejas de fumar, al principio tengas más apetito y ganes algún kilo, para evitarlo te servirán una dieta equilibrada, elegir opciones saludables (frutas, vegetales y alimentos bajos en calorías) y aumentar tu actividad física regular. Incluso si aumentas un poco (3 o 4 kg), intenta no preocuparte, ya los perderás, dejando de fumar haces lo mejor por tu salud, tu aspecto y calidad de vida.

De algo hay que morir.

Todos moriremos algún día, pero fumar no sólo reduce los años de vida, provocando la muerte de hasta la mitad de sus consumidores, también empeora en gran medida su calidad de vida, asociándose a numerosas enfermedades y discapacidad. ¡No solo se trata de dar más años a la vida sino también de dar más vida a los años!

Fumo porque quiero, porque me gusta.

Muchos fumadores coinciden en que el proceso de empezar a fumar no consiste en una decisión en sí misma, sino en una serie de circunstancias.

También es habitual el recuerdo desagradable de las primeras experiencias con el tabaco. La sensación placentera se relaciona directamente con la adicción y los efectos de la nicotina a nivel cerebral. Muchos fumadores afirman que la mayoría de los cigarrillos que fuman al día ya no producen esa sensación. Por lo que, tras dejar de fumar y pasar el periodo de abstinencia, desaparecerá la dependencia y existen muchos placeres de la vida esperándote.

Yo no tengo fuerza de voluntad para dejarlo.

IMG_2448

En realidad, la fuerza de voluntad no es algo que se tiene o no se tiene, como el pelo o un determinado color de ojos. Seguro que recuerdas esa vez que te esforzaste mucho para conseguir algo. La fuerza de voluntad se puede trabajar si existe motivación para dejar de fumar. Además, es cierto que la decisión de dejar de fumar la debes tomar tú, pero una vez decidido el éxito no sólo depende de tu voluntad, hay herramientas y personas que te pueden ayudar.

Yo fumo poco, no dependo del tabaco, puedo dejarlo cuando quiera.

IMG_2446

No existe ningún nivel de seguridad respecto al consumo de tabaco, cualquier cantidad puede ser nociva. El tabaco necesita tiempo para hacer daño, pero el hecho de que no notes nada no significa que no te ponga en riesgo. Puede que hayas notado algún síntoma como dolor de cabeza, la sequedad de la boca, el ahogo al subir las escaleras, la tos por las mañanas, el mal aliento, los dientes amarillos, esos catarros que te duran tanto tiempo … De manera similar ocurre con la dependencia, aparte de la percepción que tenga el fumador, el tabaco le afecta y genera dependencia física y psicológica. Si puedes dejarlo cuando quieras, no lo dudes, el mejor momento es ahora. ¡Los beneficios comienzan en cuanto lo dejas!

Ya lo he intentado otras veces.

Si lo has intentado otras veces, debes saber que tienes más posibilidades de lograr el éxito en esta ocasión. Hay fumadores que necesitan más de un intento para consolidar la conducta de no fumar. Es útil analizar las causas que provocaron que volvieras a fumar. Si te fumaste un cigarrillo en una fiesta pensando que por uno no pasa nada (exceso de autoconfianza) o creías que podías controlarlo y fumar cuanto quisieras (falsa sensación de autocontrol) o si fue porque tuviste un disgusto y acabaste fumando (relación con emociones negativas). Ahora sabes más que en los intentos anteriores. Sabes que es mejor no tener tabaco cerca. Sabes que no te interesa fumar alguna calada, porque te puede producir muchas más ganas de fumar. Sabes que tampoco fumar soluciona los problemas o dificultades que aparezcan en un determinado momento, sabes que no es un consumo controlable. Sabes que, aunque la nicotina engancha, dejar de fumar es posible, que tú eres capaz de hacerlo y que la decisión depende de ti. ¡Ahora será mucho más fácil!

Ya es tarde para dejarlo, el daño ya está hecho.

Nunca es tarde… Dejarlo es la mejor decisión que puedes tomar por tu salud a cualquier edad. Las investigaciones han demostrado que, tengas 18 u 80 años, y por mucho que lleves fumando, puedes disfrutar de beneficios, comienzan en cuanto lo dejas, el mejor momento es ahora.

  • Te sentirás más saludable pero también tendrás mejor aspecto y olerás mejor.
  • Mejorarás tu calidad de vida, tendrás más energía y estarás más activo.
  • Se reducirá el riesgo de enfermedades relacionadas con el tabaquismo y las complicaciones si tienes alguna, como las infecciones respiratorias, la tos, etc.
  • Cualquier medicación que tomes será más efectiva, háblalo con tu médico.
  • Ahorrarás. Y al dejar de fumar:
  • En la mayoría de los casos, a los 20 minutos se produce una normalización de la presión arterial y la frecuencia cardíaca.
  • A las 8 horas se tiende a mejorar la oxigenación pulmonar debido a la no ingestión de las partículas tóxicas que se inhalan en el humo del tabaco.
  • A las 48 horas se produce una normalización de los sentidos del gusto y el olfato. Pasados dos días después de dejar de fumar, se puede empezar a volver a disfrutar de los sabores y los olores que se pierden durante la etapa de fumador.
  • A las 72 horas se tiende a una normalización de la función respiratoria.
  • A los 6 meses se reducen en mayor medida los catarros, resfriados y bronquitis.
  • Al año de dejar de fumar, se puede llegar a reducir hasta la mitad del riesgo de infartos
  • A los 4 años el riesgo de padecer enfermedades del corazón tiende a igualarse a las personas que no fuman.
  • A los 10 años el riesgo de padecer cáncer de pulmón puede llegar a asemejarse a las personas que no fuman.

Recuerda que si quieres dar el paso definitivo y dejar de fumar, es recomendable tener asesoramiento médico para orientarte en un estilo de vida saludable, practicando ejercicio y llevando una alimentación variada y equilibrada. 

Yo no fumo tabaco, sólo fumo porros.

Puede ser, pero depende de qué contienen esos porros. El cannabis (hachís, marihuana, aceite,…) muchas veces se mezcla con tabaco y, por lo tanto, se consumen dos drogas con distintos efectos y consecuencias, potenciándose la adicción a la nicotina junto con el tetrahidrocannabinol (componente del cannabis).

LicenciaturaMarihuana

 

ES UNA DECISIÓN FÁCIL, HUYE DEL TABACO

https://es.wikipedia.org/wiki/Tabaco

http://www.eltabacoapesta.com/el-tabaco/efectos-del-tabaco/componentes-del-tabaco/

http://www.poblanerias.com/2014/05/tabaquismo-el-primer-puente-para-las-drogas-ilegales/

http://www.estilosdevidasaludable.msssi.gob.es/tabaco/falsosMitos/home.htm

https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/dejar-fumar/beneficios-dejar-fumar.html

http://www.diarioinformacion.com/vida-y-estilo/salud/2018/01/14/notan-cuerpo-beneficios-fumar/1977513.html

http://www.infodrogas.org/drogas/tabaco?showall=1

http://www.msal.gob.ar/ent/index.php/informacion-para-ciudadanos/tabaco

 

 

 

Anuncios