Imagen relacionada

Hay un hecho que nadie puede negar y es que Internet pisa fuerte en nuestra vida cotidiana.

Desde un punto de vista, es una herramienta que nos facilita muchísimo los quehaceres de cada día, pero por otro lado, y no precisamente bueno, ese lado del que la mayoría no es consciente, es como una droga a la que te vuelves cada vez más adicto y necesitas hacer consumo de ella en todo momento. No obstante, ¿te has preguntado qué efectos tiene esta “adicción” sobre el cerebro, cómo actúa, o las consecuencias?

En esta entrada nos centraremos tanto en las ventajas y en los inconvenientes como en los efectos de esta herramienta que parece que no puede faltar en nuestras vidas.

Está claro que el Internet hoy en día está presente en todos los ámbitos de nuestra vida nos guste o no. Ha revolucionado el mundo de una manera impresionante y lo sigue haciendo. Nos llegan mensajes constantemente, pasamos mucho tiempo en las redes sociales, ya sea para ver fotos, comunicarnos entre nosotros o simplemente cotillear. ¿Y que necesidad hay de eso, habiendo otras mil cosas por hacer?

Hace unos diez años aproximadamente que las redes sociales llegaron a nosotros, y según los expertos, ya han sido capaces de provocar modificaciones en nuestro cerebro. ¿Buenas, malas? Ambas cosas.

Como efectos positivos tendríamos la creación de nuevos métodos de aprendizaje, la capacidad suficiente del cerebro para adaptarse a nuevos retos al navegar en YouTube, Facebook y otras aplicaciones, etc.

Ahora estas redes y nuevas tecnologías pueden ocasionar graves problemas como la Imagen relacionadaadicción, dado que parte del procesamiento cerebral de ellas tiene lugar en los circuitos relacionados con las recompensas y su uso no controlado podría estar asociado a algunos trastornos psiquiátricos. Otros inconvenientes serían la pérdida de capacidad de concentración y de prestar atención, así como la de leer y escribir textos largos.                                                        Analizar esta foto y parar a pensar un rato. Parece la realidad ¿verdad?

Visto esto desde un punto de vista más médico se ha comprobado que estas a su vez provocan cambios en los neurotransmisores como la oxitocina, la adrenalina, la dopamina, la serotonina, la testosterona y el cortisol.

Los mayores niveles de oxitocina se relacionan con más compras e inversión; la adrenalina estaría vinculada con la agresividad; la dopamina se libera cuando supuestamente se recibe un “like o me gusta” activándose de esta manera los centros de recompensa y el incremento de la sensación de la felicidad. El aumento de la serotonina podría modificar los comportamientos sociales hacia un carácter más introvertido y la prioridad de los intereses individuales frente a los de grupo. Los altos niveles de testosterona se vinculan con una menor tendencia a establecer nuevas amistades en Facebook y el cortisol tendría impacto en la fidelidad a las amistades.

Antes, el ser humano debía estar atento a todo lo que le rodeaba para evitar amenazas. Ahora, el uso excesivo de Internet está matando nuestra capacidad de atención y de concentración, cosa que convierte al ser humano en una especie más sedentaria, perezosa y mucho menos creativa, lo que le impide utilizar de verdad el cerebro.

Un gran porcentaje que abusa del Internet es el que corresponde a los adolescentes. Debido a este abuso, el cerebro puede sufrir daños estructurales, digamos que casi lo mismo que le ocurre a los alcohólicos, drogadictos o adictos al juego. Investigadores han realizado una prueba donde han estudiado como el cerebro de los adictos sufría modificaciones estructurales y funcionales en distintas partes. Los resultados de esta prueba fueron la falta de materia blanca en el cerebro de dichas personas, lo que puede desarrollar desórdenes cerebrales a la hora de generar y procesar las emociones, prestar atención o tomar decisiones.

Resultado de imagen de adiccion a los videojuegos

¿Consecuencias de todo esto?

  • El abuso de Internet, sobre todo en la infancia, conlleva a una adicción en el futuro.
  • Déficit de atención en clases, disminución en la capacidad de retención de las cosas o problemas de aprendizaje.
  • Falta de concentración a causa del insomnio al utilizar los dispositivos de noche. Las horas destinadas para el sueño son el momento en que se fijan las memorias, y si la persona no logra descansar adecuadamente durante varios días, su rendimiento disminuirá.
  • Riesgo de padecer enfermedades como dermatitis e hidradenitis palmar, debido al estrés y a la ansiedad que se experimenta en partidos de videojuegos. Podríamos decir que la tableta y el teclado de la computadora también pueden ser causantes de estas molestias, porque la piel adquiere sensibilidad al material al estar en contacto constante.
  • La visión muchas veces queda afectada por culpa de los videojuegos debido a la disminución del parpadeo, lo que ocasiona la sequedad ocular. Estudios señalan que durante una conversación se parpadea 22 veces por minuto, a diferencia de las siete veces que se parpadea mientras se está frente a una pantalla.
  • Problemas en el sistema nervioso ya que los campos electromagnéticos que emiten los dispositivos causan trastornos en el sueño y la memoria.
  • La tecnología en exceso causa aislamiento social, ansiedad y pérdida de interés por las actividades físicas y al aire libre.
  • El cerebro de un elevado número de personas adictas al internet presenta patrones recurrentes similares a personas adictas a las drogas, que luego induce a la abstinencia de cierto lapso sin conectarse a la red.
  • Problemas de memoria ya que la sobrecarga de información puede saturar nuestro cerebro, por lo que dificulta nuestra capacidad de atención, filtración de datos y hasta nuestra memoria, tanto de corto como de largo plazo.
  • Suicidios de adolescentes vulnerables. Investigaciones han demostrado que cuanto mayor es el tiempo que se pasa navegando en Internet, mayor es la probabilidad de suicidio o autoflagelación. Aquí podríamos mencionar un juego que lleva al suicidio: “la ballena azul”. Algunos lo conoceréis y otros no, pero los casos que han habido han sido bastantes y no pueden pasar desapercibidos.

¡Hora de reflexionar!

A continuación, dejaré algunas fotos que espero que ayude a pensar un poco más sobre este tema de la adicción al Internet. Son fotos que seguramente hayáis visto muchas veces pero que pasan desapercibidas en la mayoría de las ocasiones.

Resultado de imagen de niños de antes y ahora

Resultado de imagen de navidad hoy en dia

Resultado de imagen de adiccion al internet

Resultado de imagen de adiccion a las redes sociales Resultado de imagen de mal uso de la tecnologia  Resultado de imagen de protocolo en la mesa

 

Y por último una frase que también está bien para reflexionar un rato:

“Estoy deprimido y me engancho a Internet” o “estoy enganchado y esto me deprime”.

 Conclusión

Aunque Internet tenga muchas ventajas, acabamos de ver que los inconvenientes tampoco se quedan atrás. Es importante saber llevar un control y no acabar dependiendo de él, ya que el uso irresponsable de este puede poner en peligro el estado de salud. Un dato que es importante saber es que el teléfono móvil por la calle aumenta los atropellos y se calcula que en más del 90% de los accidentes en los que el responsable es el peatón, están relacionados con el uso de los smartphones, y esto es bastante grave. La adicción a Internet es algo que pasa muy desapercibida y como con todo, hay que darle la importancia que se merece; podríamos decir que no hay que dramatizar, pero tampoco dejar que se adueñe de nuestras vidas.

Bibliografía

https://lamenteesmaravillosa.com/cual-es-el-efecto-de-internet-sobre-nuestro-cerebro/

http://www.elcomercio.com/tendencias/abuso-tecnologia-efectos-cerebro-usoexcesivo.html

https://www.centro-psicologia.com/blog-psicologo-bilbao/adiccion-a-internet/

https://www.trecebits.com/2012/01/23/usar-mucho-internet-puede-causar-danos-estructurales-al-cerebro/

Fotos: Google buscador

Anuncios