Resultado de imagen de papilomas plantares

¿Qué es un papiloma?

Las verrugas plantares o papilomas son lesiones de la piel provocadas por una infección vírica ocasionada por el virus del papiloma humano. Este puede localizarse en cualquier parte del cuerpo infectando piel y mucosas. El papiloma no puede vivir en cualquier tejido, solo en la piel, este suele aparece recubierto de callosidad, por lo que resulta difícil diagnosticarlo a simple vista, ya que se suele confundir con los callos. Tienen la apariencia de una coliflor y pueden tener pequeñas manchas negras en su superficie. La verrugas formadas pueden ser dolorosas o no, según su tamaño, tiempo de evolución,   localización y subtipo de virus.

A medida que transcurren los meses el papiloma crece hacia dentro del pie, incluso a veces creando colonias de papilomas. Los papilomas afectan a la capa de piel denominada dermis papilar. Estos suelen aparecer en la planta del pie, sobre todo en el talón pero esto es estadística ya que pueden aparecer en cualquier parte. Poseen unas raíces que a medida que pasa el tiempo, más se implantan en la piel y más dolor causa por eso es importante tratarlas rápido.

Además, las verrugas plantares tienden a causar dolor al aplicar presión a los lados de la lesión más que directamente.

¿Como se contagian?

El inicio de la enfermedad comienza con el contacto de la piel del pie de la persona con el virus.

El calor y la humedad son factores que ayudan sustancialmente a que se produzca la infección, ya que dilatan los poros de la piel facilitando de esta forma la penetración del virus. Por otro lado el medio acuoso produce en la piel maceración, hecho que contribuye a que la piel sea más vulnerable al virus. Esta circunstancia explica que los papilomas se contagien con facilidad en duchas, piscinas, gimnasios y en general zonas donde la gente habitualmente camina descalza y existe humedad. El exceso de sudoración es otro factor que ayuda a que la piel está más desprotegida y se facilite la infección.

El papiloma tiene un período de incubación que oscila entre 6 y 18 meses con un promedio de 9. Esta condición hace que la infección se haya producido con anterioridad al momento en el que se presenta la verruga en sí. Esto explica su aparición en meses posteriores a las vacaciones de verano o a los meses de más calor cuando normalmente se camina descalzo o se visitan playas o piscinas.

Síntomas

La infección del virus provoca la aparición de una lesión recubierta y rodeada por una piel más engrosada de lo normal. Esta circunstancia hace que a menudo se confunda con una callosidad.

El tamaño de la verruga es variable y el color se acerca al amarillo-marrónaceo. A menudo puede aparecer una zona enrojecida.

Resultado de imagen de papilomas plantaresImagen relacionada

Generalmente se cree que los papilomas son muy dolorosos, pero esto no siempre es así. Cuando la verruga se encuentra en zonas de apoyo o presión del pie, son dolorosos, pero si se localizan en zonas libres de presión pueden ser indoloros. Los papilomas duelen más si los pellizcamos que si los presionamos directamente, y esta circunstancia a menudo los diferencia de una callosidad.

Se pueden encontrar en cualquier zona del pie aunque es más frecuente que aparezcan en zonas de presión o de roce.

La edad de mayor incidencia va de los 5 a los 20 años, aunque pueden aparecer a cualquier edad. Hay personas con mayor predisposición al contagio, en especial las que tienen dermatitis atópica o la piel muy seca.
La población con más riesgo de infección por el papiloma plantar son los adolescentes, jóvenes, e individuos con mucho estrés o con las defensas bajas.
Los papilomas son muy contagiosos, por lo que se aconseja limpiar la bañera después de cada uso con lejía, usar una toalla aparte para secar el pie infectado, y no intercambiar calzado con otras personas. Si lo ha padecido alguna vez está predispuesto a contraerlo más veces por lo que debe vigilarse el pie a menudo. También se puede producir auto contagio al manipular el papiloma de forma incorrecta, pudiendo diseminarse la lesión en otras áreas.

Tratamiento

Existen varios tratamientos para solucionar los papilomas del pie. Los tratamientos de los papilomas que normalmente se usan son:

  • Tratamientos mediante la utilización de sustancias ácidas, que normalmente van a producir una quemadura de la piel para de esta forma eliminar el papiloma que se encuentra incluida en ella. Estos tratamientos son más tradicionales y se vienen usando desde hace muchos años. Cuentan con varios inconvenientes: uno de ellos es que son tratamientos que se alargan bastante debido a la dificultad de controlar la cantidad de ácido que se aplica en la verruga, otra es la incomodidad que supone el tener que llevar una cura que no se puede mojar ni lavar y también es importante tener en cuenta la posibilidad de extender la lesión por la agresión del ácido.
  • Otro tratamiento consiste en la aplicación en el interior de la lesión de un fármaco citostático como es el caso de la bleomicina. El uso de este tratamiento está sujeto a las complicaciones que pueden surgir de la utilización de este fármaco.
  • En los últimos años se ha impuesto el uso de la crioterapia como tratamiento de elección en la resolución de los papilomas. Consiste en la aplicación de frío sobre la lesión para provocar su congelación, hecho que ocasionará la destrucción de las células infectadas. Existen diversos agentes productores de frío como el nitrógeno líquido, el protóxido de nitrógeno, el dióxido de carbono, el dimetileterpropano o el hidrógeno líquido. En podología se usa con mayor frecuencia el nitrógeno líquido que se encuentra a una temperatura de 196º centígrados bajo cero. La aplicación del nitrógeno se realiza directamente sobre el papiloma mediante un algodón que se sumerge en el líquido y que posteriormente se mantiene sobre la zona durante unos segundos. El tratamiento mediante Nitrógeno líquido es tolerable por niños y jóvenes y tiene una efectividad mayor a los demás tratamientos.
  • Otros tratamientos son la cirugía del papiloma y la utilización del bisturí eléctrico, aunque hoy en día se encuentran en desuso por las complicaciones que llevan asociadas.

El tratamiento debe ser lo más precoz posible, ante cualquier duda o sospecha, es necesario acudir lo antes posible al podólogo para que realice el diagnóstico.

Mi Experiencia

Cuando yo tenia 9 años vi que tenia unas durezas en los pies y mi madre y yo decidimos ir al podólogo para ver si tenia algún problema en los pies. Cuando fuimos nos dijo que tenía 7 papilomas en un pie y en el otro 5. Esa vez fue las mas dolorosa a pesar de ser el mismo tratamiento (sustancias ácidas) todas las veces, supongo que seria por la edad y por la cantidad de papilomas que tenia en cada pie. Hace unos 3 años me volvieron a detectar otros 3 papilomas en un pie, pero estos no fueron tan dolorosos como los primeros ya que eran menos profundos y tardaron menos.

El pódologo siempre nos ha recomendado usar calzado tanto en los gimnasios, piscinas o playas, usar zapatos transpirables, lavarnos los pies varias veces al día y usar calzado con el que no me sude el pie.

                                                                                                        Pablo Abelaira López

Enlace 1

Enlace 2

Enlace 3

 

Anuncios